Carles Puyol: “La palabra convence, pero el ejemplo empuja a todo el equipo” | Vistage PerúCarles Puyol: “La palabra convence, pero el ejemplo empuja a todo el equipo” | Vistage Perú

Carles Puyol: “La palabra convence, pero el ejemplo empuja a todo el equipo”

Fuente: Diario Gestión

Cualquier hincha de fútbol reconoce su nombre, pero ahora Carles Puyol, eterno capitán del club Barcelona y campeón del mundo con la selección de España, domina otro escenario. La semana pasada visitó Lima como conferencista del evento Vistage Conecta. Allí, frente a empresarios y gerentes, compartió su experiencia como líder del equipo. ¿Cómo extrapolar lo aprendido en el deporte y llevarlo a la organización? Puyol respondió a Gestión a su paso por el Perú.

Compartió vestuario con Messi, Neymar e Iniesta, además de ser su capitán. ¿Cómo gestionar el talento y el ego en un equipo?

He tenido la suerte de tener grandes compañeros y es cierto que el ego es uno de los peligros que hay, tanto en una empresa como en un equipo. Hay que hacer entender al grupo cuáles son los objetivos comunes, pues los individuales no tienen cabida y perjudican. El trabajo de los capitanes y del entrenador es que todos vayamos en una sola dirección y pongamos el talento al servicio del grupo.

¿Le ha tocado lidiar con alguien que no estaba enfocado en lograr la meta en común?

Si alguien quiere ir en otra dirección, lo mejor es que salga del equipo. La carrera futbolística es como una autopista y lo importante es que todos vayamos en el mismo sentido, así cada uno lo viva a su modo.

“Uno puede tener pasta de líder o no. Creo que no te lo pueden imponer, te tiene que salir de adentro. A medida que vas creciendo, vas aprendiendo cómo gestionar a personas”.

¿Cómo se dio cuenta de su capacidad de liderazgo?

Actuaba como sentía que debía actuar y quien te da la responsabilidad puede ser el DT o los compañeros. Hay muchas formas de liderar, como el que impone y se vuelve una dictadura. En esa forma de liderazgo no confío.

¿Cuál es su estilo?

Prefiero liderar desde la palabra, pero si esta no va acompañada de actos, difícilmente te van a seguir. La palabra convence, pero el ejemplo empuja a todo el equipo.

A veces no se consiguen los objetivos. ¿Cuál es la labor del capitán del equipo en ese caso?

Debe hacer un análisis, ver por qué no se consiguió y tener la humildad de reconocer si algo se hizo mal. Más allá de eso, está muy de moda decir que, si un equipo no gana, fracasa. En una competencia solo hay un ganador. Yo pasé 5 años sin ganar nada, a pesar de que en mi generación había jugadores como Xavi o Gabri. Sí, tal vez no conseguimos los objetivos, pero estábamos construyendo, creciendo como futbolistas y como personas para poder gestionar mejor las situaciones en el futuro.

Por el contrario, también le sucedió que en algún momento ganó todo con sus compañeros…

Ganar después de ganar siempre es más complicado. En esos momentos aparecen los egos y puedes pensar que ya lograste tres campeonatos y el siguiente va a ser fácil. El líder tiene que hacer ver a sus compañeros que tienen que evolucionar y buscar nuevas fórmulas porque el rival ya te ha analizado muy bien. Si sigues pensando que haciendo lo mismo vas a ganar, ese es el primer error.

¿Quién es su referente fuera del fútbol?

Mi padre. Un consejo que me dio cuando fui a probarme en el Barcelona fue: “Si vuelves porque lo has dado todo, no pasa nada. Pero si regresas no habiendo dado todo, te vas a arrepentir toda la vida porque esta oportunidad la tendrás solo una vez”. Eso me acompañó toda mi carrera. Para mí el esfuerzo es innegociable.

¿Y dentro del fútbol?

Pienso en Paolo Maldini, pero sobre todo en Luis Enrique (exjugador y DT de España). Él me enseñó cómo vivir esta profesión y cómo cuidar los detalles. La gente piensa que entrenar es pasar dos horas al día en una cancha, cuando en realidad el entrenamiento invisible también es importante: el descanso, la alimentación, la suplementación. La exigencia es altísima y hay que cuidar el cuerpo para estar en las mejores condiciones.

¿Qué importancia tiene la actividad física para, digamos, un empresario o un CEO?

El deporte es bueno para la salud mental y física. Cuando estás bien físicamente, te sientes más “poderoso”. Cuando estoy estresado, para mí es vital detenerme, hacer deporte o andar en la montaña. Luego de eso veo las cosas más claras.

Ahora practica pádel…

Sí, me ha ayudado porque los futbolistas nos retiramos muy jóvenes y me da la oportunidad de competir.

¿Qué enseñanza le ha dado?

Toda la vida jugando al futbol se me dio más o menos bien, pero llegas a un deporte nuevo que no tienes ni idea y tienes que ir creciendo. He perdido más partidos de pádel que de fútbol en toda mi carrera, pero eso es bueno para tener los pies en el suelo.

La influencia de Luis Enrique en Carles Puyol

“Él me enseñó cómo anteponer el grupo a los intereses individuales. Recuerdo un partido que perdimos 3 a 0. Era joven y tercer capitán del equipo. Al acabar el partido, el presidente del club vino y nos dijo que al día siguiente teníamos una reunión para valorar si seguía el entrenador o no. Yo no sabía cómo gestionar esa situación. Llamé a Luis Enrique a las 11 de la noche. Él estaba de descanso porque tenía una lesión, pero cogió el auto y manejó toda la noche para estar al día siguiente con nosotros y poder aportar su experiencia. Así me demostró que anteponía el grupo a su recuperación. Eso me quedo marcado”.