Los 4 fundamentos del liderazgo flexible | Vistage PerúLos 4 fundamentos del liderazgo flexible | Vistage Perú

Los 4 fundamentos del liderazgo flexible

DESARROLLO PERSONAL

Ahora más que nunca, las empresas necesitan ser ágiles para sobrevivir y prosperar en un mundo cada vez más impredecible.

“Acabamos de compartir un trauma global debido a la pandemia de estos últimos años”, afirma Jay Johnson, consultor de liderazgo y CEO de Coeus Creative Group, con sede en Michigan. “Socialmente, políticamente, económicamente, el ciclo de cambio está sucediendo más rápido ahora que en cualquier otro momento de la historia reciente de la humanidad”.

El cambio sigue siendo realmente la constante hoy en día para muchas organizaciones. Los tiempos de incertidumbre exigen que los equipos sean adaptables y flexibles. Los líderes capaces de motivar a los demás para que abracen el cambio mejoran sus posibilidades de resolver problemas difíciles o de manejar mejor lo desconocido.

Conocida como liderazgo flexible, esta mentalidad se centra en movilizar a las personas para que trabajen juntas y sorteen con eficacia cualquier obstáculo que se les presente, desde problemas financieros hasta el desarrollo de la mano de obra, según Johnson.

“El liderazgo flexible no tiene que ver con quién ostenta los títulos más importantes”, afirma Johnson, cuya empresa está especializada en ofrecer servicios de formación y marketing basados en la ciencia del comportamiento. “Se trata de dinamizar, inspirar y capacitar a la gente para aprender, colaborar e innovar”.

¿Qué es el liderazgo flexible?

El marco del liderazgo flexible surgió en la Universidad de Harvard. Ideado por los gurús empresariales Dr. Ronald Heifetz y Martin Linsky, este modelo de liderazgo ofrecía un enfoque práctico de “liderar sin autoridad” para resolver problemas y mejorar la toma de decisiones.

Los dos estudiosos de la gestión se centraron en ayudar a los líderes a formar y animar a personas de todos los niveles a asumir retos o conflictos difíciles que pueden surgir en cualquier organización y en cualquier momento. La empatía, la apertura mental, la responsabilidad, la flexibilidad y la creatividad son sólo algunos de los principios clave que Heifetz y Linsky proponen que los líderes practiquen y promuevan para garantizar que sus organizaciones puedan responder más rápidamente a los cambios y la incertidumbre.

El primer libro de Heifetz sobre el tema, Leadership Without Easy Answers (1994) se ha convertido en un clásico de las escuelas de negocios y es uno de los 10 libros de texto más asignados en las universidades de Harvard y Duke.

“Ron aportó una mirada fresca y una visión algo novedosa del ejercicio del liderazgo y de cómo podría ser el liderazgo flexible en los sistemas sociales, desde las comunidades y las empresas hasta incluso las familias”, afirma Craig Weber, fundador de The Weber Consulting Group y autor de “Conversational Capacity”.

Weber amplía el trabajo de Heifetz y el de otras mentes destacadas en el ámbito del liderazgo mientras asesora a diversos líderes en unos 40 países diferentes, ayudando a sus clientes a desarrollar organizaciones sanas, comprometidas y adaptables.

Según Weber, el modelo de liderazgo flexible clasifica los retos empresariales en dos categorías distintas: rutinarios (o técnicos) y flexibles. “No todos los problemas son iguales. Los problemas rutinarios son los que sabemos resolver. Cuando se produjo un incendio en nuestra casa, mi mujer y yo sabíamos que teníamos que salir inmediatamente de casa y llamar al 911. Era un problema sin precedentes. Era un problema grave y sin precedentes en nuestras vidas, pero también era increíblemente rutinario.”

Por otra parte, los retos adaptativos no suelen tener soluciones obvias ni rápidas. A menudo exigen apartarse de las normas y procedimientos tradicionales y alterar el statu quo.

Por ejemplo, hacer frente a la creciente aparición de inteligencia artificial como ChatGPT plantea un problema potencial de adaptación que no tiene un libro de jugadas establecido. La gestión de una tecnología que avanza con rapidez provoca un gran estrés en muchas organizaciones que se ven obligadas a mantener el ritmo, afirma Johnson.

En lugar de dejarse llevar por el pánico, el sello distintivo del liderazgo flexible es aprovechar la oportunidad para resolver problemas desconocidos, afirma Johnson, que enseña aplicaciones prácticas del liderazgo flexible en su curso “Liderazgo contemporáneo” de la Universidad Madonna de Livonia (Michigan).

“Adoptar un estilo de liderazgo flexible te permite dinamizar a tu equipo para que aprenda y resuelva juntos los retos”.

He aquí cuatro consejos que los directores pueden utilizar para convertirse en líderes más ágiles:

1. Centrarse en los problemas adecuados

Según Weber, el liderazgo flexible funciona mejor en los retos adaptables: problemas que no tienen respuestas fáciles ni expertos que puedan llegar y salvar el día. Aunque pueden ser difíciles o costosos, los problemas rutinarios suelen tener soluciones conocidas o personas con las habilidades y conocimientos adecuados para abordarlos.

Este tipo de problemas son rutinarios no porque ocurran con regularidad, sino porque existe una “rutina” para afrontarlos, según Weber. Recomienda encarecidamente no malgastar tiempo y esfuerzo utilizando estrategias de liderazgo flexible en los problemas equivocados y, a la inversa, aplicando soluciones técnicas a los obstáculos adaptativos.

“Si el problema es rutinario, como un ordenador averiado, lo que quieres es que tu gente actúe”, dice Weber. “Si el problema es de adaptación, como una cultura corporativa que va en contra de las estrategias de la empresa, hay que conseguir que la gente aprenda a buscar soluciones”.

Weber recuerda que uno de sus clientes tecnológicos crecía a pasos agigantados y se preparaba para una OPV de alto nivel. Aunque los empleados lo adoraban, su relajada cultura de empresa emergente ahogaba su capacidad de crecimiento. Las reuniones improvisadas en el rocódromo ya no eran suficientes. En las agendas empezaron a aparecer reuniones más formales.

“Hubo una rebelión masiva de los empleados”, dice Weber. “Al principio, los directivos de la empresa pensaron que simplemente cambiarían la forma de celebrar las reuniones, un problema rutinario. Pero hacerlo sin acabar con su cultura se convirtió en un duro reto de adaptación”.

Para separar los problemas de adaptación de la rutina, Johnson sugiere a los directivos “salir al balcón para obtener una vista aérea de todas las partes móviles de todo el negocio”, desde los sistemas a los servicios y todo lo que hay en medio.

” Adopta un enfoque visionario para identificar dónde puede haber retos adaptativos que afecten a tu organización”, dice, “y luego empieza a centrar las energías de tu equipo en ellos.”

2. Honestamente, hablemos de ello

Es más fácil aplicar una solución técnica a un problema complejo mucho más profundo, porque, bueno, es más fácil. “Como el trabajo flexible nos obliga a enfrentarnos a realidades duras y a hacer cambios difíciles, tendemos a evitarlo como la tía loca en una reunión familiar”, según Weber. Pero los problemas adaptativos sólo empeoran si no se abordan, afirma.

Heifetz, el padre del liderazgo flexible, señaló que los conflictos persistentes, la evitación del trabajo y las crisis repetidas son algunos de los indicadores diagnósticos de los problemas de adaptación que se dejan enconar por sí solos. “Normalmente no se evaporan, sino que se deterioran”, añade Weber.

Los líderes flexibles deben esforzarse por fortalecer la “capacidad de conversación” de sus equipos para afrontar mejor los retos y fomentar el aprendizaje organizativo, aconseja Weber. “Este término describe la capacidad de mantener un diálogo sólido centrado en el aprendizaje para debatir de forma productiva los problemas adaptativos”, explica. “Los líderes deben aspirar a involucrar a la gente en un punto dulce que combine la franqueza con la curiosidad”.

3. Animar a todas las voces

Muchas mentes en un problema de adaptación son mejores que una sola, especialmente si los cambios afectarán a todos los miembros de una organización. Promover un entorno inclusivo que respete la diversidad de opiniones desde el principio prepara a los directivos para reunir rápidamente al equipo y trabajar como uno solo ante circunstancias cambiantes.

La comunicación adaptable va de la mano del liderazgo flexible para optimizar la colaboración y la contribución del equipo, afirma Sherrin Ingram, ponente de Vistage y directora general del Centro Internacional de Planificación Estratégica de Hinsdale (Illinois).

“Los líderes eficaces reconocen que existen diferentes estilos de comunicación y adaptan sus mensajes en función de su público”, afirma Ingram. “Ser observadores de este modo les permite introducir nuevos conceptos que puedan ser comprendidos y procesados por cada uno a su tiempo y a su manera”.

A través de la formación en comunicación adaptativa, Ingram ayuda a los equipos directivos a conocer los diferentes estilos de comunicación para transmitir mejor la información, de modo que sea aceptada y se actúe en consecuencia.

Por ejemplo, los “titulares” suelen gustar a los que tienen una visión global, mientras que los analíticos suelen preferir las viñetas detalladas. Otros pueden apreciar un enfoque más humano y sincero para comprometerse plenamente con el trabajo que tienen entre manos, según Ingram.

La comunicación adaptativa es un componente clave de la práctica real del liderazgo flexible. “A menudo no apreciamos el impacto de pensar de esta manera”, afirma. “Pero dar a las personas el tipo de información que necesitan para comprender mejor y llegar a las mismas decisiones forma parte de ser un líder adaptativo eficaz”.

4. Decir “Sí al desastre”

Los nuevos retos de adaptación o los cambios significativos requieren nuevas formas de pensar. Prevea periodos indefinidos de ensayo y error en busca de la innovación. Sin embargo, el proceso de experimentación puede resultar desalentador para los equipos, y más aún para quienes lo aceptan, porque la imprevisibilidad puede resultar difícil, inquietante e incluso dolorosa para algunos.

“A la mayoría de la gente no le gusta la incertidumbre y, en algunos casos, puede ser un asesino silencioso”, dice Johnson. “Siempre bromeo diciendo que cuando recibes una llamada urgente diciendo que tienes que bajar al despacho del jefe, en la historia de nadie piensas que te van a subir el sueldo. Más bien, ¿me van a despedir? Luego te enteras de que el jefe está pidiendo bolígrafos y quiere saber de qué color los quieres. Es propio de la naturaleza humana inventarse historias para dar sentido a la incertidumbre en tiempos inciertos”.

Es entonces cuando un líder adaptativo debe intervenir para regular cualquier angustia. Su papel consiste en ayudar a la gente a navegar con confianza por lo desconocido y a sentirse envalentonada para poner ideas sobre la mesa o afrontar retos adaptativos por su cuenta, afirma Johnson.

“Esencialmente, el líder flexible protege suavemente a los equipos para que se arriesguen, cometan errores y utilicen eficazmente lo que han aprendido para seguir avanzando”.

En lugar de hacerlo todo por los demás, los líderes flexibles devuelven el trabajo a la gente mediante la capacitación, añade.

Haciendo referencia al libro del experto en comportamiento organizativo Dr. Frank Barrett Yes to the Mess: Surprising Leadership Lessons from Jazz (2012), Weber compara el proceso de resolución de problemas adaptativos con la improvisación del jazz. “A diferencia de la música clásica, el jazz es desordenado”, afirma. “Los músicos de jazz interpretan y experimentan al mismo tiempo, resolviéndolo sobre la marcha”. Barrett, que también es músico, escribió que tienen una mentalidad de “sí al desorden” y en un contexto de liderazgo flexible eso es realmente importante.”

Si la dirección ha hecho su trabajo y ha creado un entorno propicio, los equipos estarán más dispuestos a innovar y contribuir a alcanzar los objetivos de adaptación de la organización, añade Ingram. “Lo ideal es haber creado una cultura en la que se permitan los errores cometidos de buena fe, entendiendo que los fallos ocasionales pueden ayudar a tomar mejores decisiones en el futuro”.

Adoptar una mentalidad de liderazgo flexible tiene muchas ventajas, sobre todo la de ser lo bastante ágil para cambiar de rumbo a tiempo. Sin embargo, hay que tener en cuenta algunas desventajas potenciales, desde tomar decisiones sin el examen adecuado hasta romper lo que quizá no era necesario arreglar.

Según su experiencia, Johnson cree que la capacidad de mantener la “perseverancia” es uno de los mayores retos de la práctica del liderazgo flexible.

“Para algunos, el liderazgo flexible es difícil porque no existen características definitorias de lo que es. Puedo pensar que lo estoy haciendo, pero en realidad no es así”, afirma. “La adaptabilidad también puede convertirse rápidamente en abandono”. Johnson sugiere probar este enfoque durante al menos seis meses y no dejar que otros “incendios” desvíen la atención disciplinada a los retos adaptativos de mayor envergadura.

En la actualidad, los pros del liderazgo flexible superan a los contras, en opinión de Weber. “Las fracturas de la sociedad en general, desde las preocupaciones económicas y el cambio climático hasta el panorama político, han dado lugar a retos adaptativos mayores que nunca en el mundo empresarial”, afirma. “Necesitamos más gente centrada en practicar el liderazgo flexible en las empresas y en la comunidad”.

Este artículo se publicó primero en Vistage US, puedes leer la versión original en inglés aquí.